Now Reading
¿Micro? Machismos

¿Micro? Machismos

Todas las personas somos educadas dentro de este sistema, de manera que tanto mujeres como hombres realizamos día con día actos machistas. Hacemos y decimos cosas que refuerzan las desigualdades, la mayoría de las veces sin darnos cuenta. 

Claudia de la Garza y Eréndira Derbez – No son micro. Machismos cotidianos

Últimamente he recibido preguntas sobre de qué son y cómo identificar los micromachismos. Acompañadas a estas preguntas y ante las respuestas que doy, ha habido expresiones como: ¿no es exageración ya? ¿no estamos cayendo en que ahora todo es machismo? ¿no son expresiones con las que crecimos y son parte de nuestra cultura? 

Hablar de micromachismos es hablar de la construcción del género en un sistema social que fue construido por y para los hombres normalizando lo que hoy conocemos como patriarcado y, es debido a esta normalización que se nos hace algo tan natural o tan parte de nosotros que solemos no cuestionarlo o incluso, defenderlo.

Tal y como lo escriben Claudia de la Garza y Eréndira Derbez en su gran libro No son micro. Machismos cotidianos, micromachismos son todos aquellos gestos, dichos, conductas y actitudes de violencia sutil que se ejercen en la cotidianidad y suelen pasar desapercibidos. Sería imposible enlistar todas aquellas conductas que se consideran micromachismos, para eso, recomiendo leer el libro en el que las autoras señalan 98 conductas que suelen estar normalizadas y son parte de nuestra vida diaria. 

Para mí, existen unos más graves que otros, aquellos que fortalecen más los sesgos de género e incluso llegan a tener consecuencias hasta en las políticas públicas que el Estado diseña e implementa. Pienso en los siguientes -entre muchos otros:

  • Asumir que las mujeres deben organizar los cuidados de lxs hijxs y de las tareas domésticas para todxs (carga mental), aún cuando los hombres realizan estas actividades, ellos solo reciben instrucciones (sugiero ver el video Los ayudadores). 
  • Creer que la responsabilidad de usar anticonceptivos es de las mujeres: ni siquiera hablar del tema o establecer acuerdos porque es obvio que la mujer se cuidará. 
  • Organizar equipos de trabajo, foros o mesas de discusión sin mujeres y ¡peor! si es un tema relacionado a temas de género, mujeres, violencia y demás. 
  • Pensar la maternidad como el centro de todo y de todas. Se manifiesta a través de sutiles acciones como minimizar los problemas o vidas de mujeres que no tienen hijxs o bien, creer que porque tienen hijxs su carrera profesional pasa a segundo término. 
  • Ver en cada mujer una potencial relación afectiva/sexual.  
  • Hablarle a las mujeres con condescendencia, ya sea en un contexto laboral o personal

Tomando el ejemplo que se les ocurra para completar la lista, la pregunta es ¿son micro? 

Me parece que no. No son micro. No lo son porque aun cuando muchas personas los defienden como parte de “la cultura” y de nuestra vida diaria han causado desigualdades, negación de derechos y limitantes en el acceso a la justicia; cargas infinitamente diferenciadas y por supuesto, violencia. 

Visibilizarlos no es exagerar sino posicionarnos en el primer escalón para cambiar esa cultura que fue construida sin tomar en cuenta a más de la mitad de la población. Ya no.