Now Reading
Los errores que cometí al emprender mi negocio

Los errores que cometí al emprender mi negocio

Estudié actuación en Nueva York y yo pensé que iba a terminar siendo una afamada actriz tipo Salma Hayek, tomando champaña en Cannes y ganando Globos de Oro.

Para mi sorpresa, nada de eso sucedió, y en el 2013 me lancé a emprender un negocio el cual no tenía ni idea de cómo hacerle pero me divertía mucho hacerlo. Ese negocio fue Púrpura, una página de internet para mujeres la cual se convirtió en un éxito y en negocio a los dos años. ¿Cómo le hice? ¿Qué hice?

Ya pasaron 4 años y medio desde aquel entonces y han habido muchos cambios en mi vida profesional, el más reciente es que lancé rominamedia.com -esta bella página que están leyendo- y no cambiaría por nada mi vida de emprendedora, ni las chingas que me he metido, aunque a veces quiera llorar, quedarme en mi cama y arrancarme todas mis uñas de acrílico porque no va a llegar la quincena y no tengo dinero.

Pocas veces hablo de este tema y hoy quiero compartir con ustedes  mi experiencia y los errores que cometí al emprender (por si les sirve de algo).

  1. No dejar por escrito mi participación en la empresa. Si tienen socios (aunque sean sus mejores amigos) dejen TODO escrito y firmado. Se sorprenderán cuántas historias tristes me sé porque cuando empieza el negocio y no hay dinero todo es felicidad y armonía, pero cuando vienen las ganancias, se pone ruda la cosa. Por el bien de todos, FIRMEN  y háganlo ante un notario.
  2. Gastar dinero que no tenía. Y tiempo después fue pagar deudas y deudas. No lo vuelvo a hacer.
  3. Hacerme chiquita en juntas. Esto fue al principio porque me ponía muy nerviosa, porque me entraba la inseguridad y las voces de todas las personas que me dijeron que “ya no sabia ni qué inventar”. Pero una vez que entendí que no tenia nada que perder agarré otra actitud.
  4. Creer que yo podía hacerlo todo. ¿Qué tan difícil puede ser tomar una buena foto?” Así pensaba al principio pero si quieren calidad en su proyecto tengan en mente que van a tener que contratar a profesionales.  OJO. Si eres de los dotados que sabe hacer TODO felicidades pero aún así te darás cuenta en el camino que tu tiempo es más valioso en otras cosas.

Y ahora qué consejos les doy:

  1. Tener muy claro qué es lo que quieres hacer, a quién le hablas y cuál va a ser tu público. Entre más específico seas más oportunidades vas a tener de que se convierta en negocio.
  2. Atreverte a ser diferente. Honestamente no entiendo por qué la gente se empeña en copiar negocios. Entiendo que nadie inventó el hilo negro pero hay que inyectarle tu personalidad y tus ideas.
  3. Invertir. Es la palabra CLAVE para que un negocio prospere. Invertir tiempo, dinero, energía, etc. Si no estás dispuestx  a dar el 110% por ciento tal vez no estés listx, y está bien, pero cuando hay dinero de por medio, no puedes estar en la lela sentada esperando una oportunidad.
  4. Salirte de tu zona de confort. Creo que es una cualidad que TODXS los emprendedores tenemos. Cuando tienes una idea en mente y la quieres hacer realidad haces hasta lo imposible. Esto incluye QUITARSE LA PENA de acercarse a gente que te puede ayudar o pedir consejos. El rechazo va a ser parte del camino y no hay que verlo como algo malo. Una vez me encontré en la Ciudad de las Ideas con Isabel Rauh, quien es emprendedora social, y me contó que después de haber vendido su empresa a sus 28 años se fue a viajar para entrevistar a los CEO más cabrones de tecnología de Estados Unidos para entrevistarlos. “¿Los conocías?”, le pregunté. “No, les mandé un mail y muchos me dieron entrevistas. Sé que no perdía nada”, me respondió. Y así es. Nunca sabes quien te pueda responder un mail.
  5. Tener un media kit/ presentación de tu proyecto. Que explique PERFECTAMENTE bien la historia de la empresa, qué es, qué servicios ofrece, etc. Algo que yo tengo en mi Media Kit es el tráfico que tengo en mi blog, ejemplos de campañas que he hecho, número de seguidores, entre otras cosas.
  6. No escatimar en la identidad gráfica. Contratar a un experto en diseño va a hacer TODA la diferencia, créanme. Un logo dice mucho.
  7. Tener capacidad de adaptación. Sí, muchos empezamos pensando que nuestro negocio va a ser de cierta forma pero en el camino te vas a dar cuenta de otras cosas que ni siquiera consideraste, pero aquí debes de ser lo suficientemente inteligente para identificar la falla y cambiarlo. También agregaría que es IMPORTANTÍSIMO sorprender a tus clientes (en mi caso lectores).
  8. Ser profesional. Haz bien tu trabajo. Punto. El talento vale para pura madre si eres un flojo o haces mal las cosas, si no eres constante o si crees que te mereces todo. Si tienes una cita con un cliente, pártete la madre en pitchear tu proyecto, inyecta tu personalidad y propón  cosas interesantes.