Now Reading
Chigona xq le chinga: Denisse Pérez, fundadora de PHIT

Chigona xq le chinga: Denisse Pérez, fundadora de PHIT

Denisse Pérez es una mujer apasionada por el deporte, lleva 20 años dedicándose al fitness y hace 13 años fundó la franquicia de 4Ugym. Recientemente registró su propio método de ejercicio y lanzó PHIT una plataforma de entrenamiento accesible y personalizada. 

¿Qué te ha ayudado a ser mejor en tu chamba?

Tener disciplina y, como dice el título de la sección, chingarle mucho. Siempre creo que se puede hacer más y tengo la idea clarísima de que si no te gusta algo de tu entorno, tu cuerpo o algo más, siempre tienes la capacidad de cambiarlo utilizando los privilegios con los que cuentas.

¿Cuál es tu regla #1 para vender tu trabajo? 

Ser muy honesta, los consumidores son cada vez más inteligentes y saben cuando algo es real. Otra cosa súper importante es el seguir aprendiendo, en ningún momento llegar a creer que lo sabes todo. 

El consejo que más te ha servido en tu trabajo

Hay una frase de Nietzsche que me encanta y me repito a diario: “existe lo que tú quieras que exista”, para mi significa entender que el entorno va a ser variable, pero yo decido qué es lo que quiero crear, esa idea me ha ayudado mucho. 

Certificaste tu propio método de ejercicio, ¿cuál crees que fue el reto más grande que tuviste que superar para obtener ese logro?

La parte de poder profesionalizar todo. Muchas veces se piensa que para crear una franquicia o registrar un sistema solo tienes que llevar al INPI tu solicitud, y realmente hay muchos esfuerzos detrás para que las cosas sucedan. Entonces, creo que el estandarizarnos y profesionalizarnos, fueron de los obstáculos más grandes que tuvimos que superar. 

¿Qué experiencia o fracaso del pasado te ayudó a construir tu presente?

Muchas, pero una experiencia que en lo personal me marcó fue cuando empezaba a crecer la franquicia, y pensaba “¡esto va para arriba como la espuma! ”Recuerdo que en ese entonces para mi era un sueño que me sacaran en la revista Entrepreneur, y reconocieran mi sistema, y de repente cuando piensas que ya la estás armando empiezas a descuidar otras cosas. 

Recuerdo que en ese momento se incendió el primer gimnasio que habíamos abierto en CDMX, en la Condesa; para mi el aprendizaje que me dejó, y el mensaje que siempre trato de recordar, es que “cuando creas que ya vas para arriba jamás dejes de voltear atrás porque puedes descuidar algo”. 

¿Qué consejo le darías a todas esas mujeres que buscan emprender o darle vida a una idea?

Pues el primer consejo, por más trillado que suene, es que sí se puede. Claro que el entorno puede llegar a ser complejo en la realidad de cada persona, pero sí se puede. Vivimos en la era de la comunicación, y mi consejo, tal vez en una frase sería: la acción más pequeña es mejor que la intención más grande. 

¿Qué es lo que te inspira a diario al despertar para salir a trabajar y romperla?

El progreso y el avance con la felicidad. Creo que aunque sea poquito el ir progresando te da felicidad, pero sobre todo me encanta crear una comunidad. Tengo muchos años trabajando con gente, entonces el hacer una comunidad en donde coincidimos en ciertos puntos de vista que yo considero importantes para la sociedad, eso me mueve. 

¿Qué buscas lograr con PHIT?

La inclusión absoluta de entender que el fitness y la salud son para todos. Me parece confuso y aberrante que como representantes de la industria, y tal vez nosotros lo hicimos en algún momento, hemos llevado a segmentar la industria. Quiero hacerlo mucho más accesible, y de esta manera crear un hábito sostenible en las personas y que puedan entender que no es tan complicado, que no requiere comer salmón de Noruega todos los días y que puedes seguir echándote tus chelas. La idea de PHIT es que debe ser inclusivo y sostenible. 

Tenemos un sistema en el que yo confío muchísimo porque llevo 20 años trabajandolo y 13 años vendiéndolo, y he visto resultados increíbles en más de  40 mil personas, pero lo interesante es abrir la puerta para que otros -no los de siempre- puedan tener acceso.